Cerca de España

 

¡A celebrar!

España es alegre y abierta. A los españoles les gusta pasarlo bien, disfrutar la vida y compartir.   Hay tantas celebraciones durante todo el año que siempre hay motivo para bailar. La mayoría se concentran en verano, pero cada estación tiene su encanto. Muchas han sido declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por su valor cultural y porque reflejan una expresión única de costumbres ancestrales, transmitidas de generación en generación. Repasamos algunas de las más conocidas de la temporada de calor.

Verano

HOGUERAS DE SAN JUAN

La noche de San Juan en Alicante da la bienvenida al verano entre el fuego, la arena de la playa y el agua del Mediterráneo. Los impresionantes ninots, grandes esculturas convertidas en auténticas obras de arte efímeras de carácter satírico, arderán en el ritual mágico de las hogueras. Durante una semana la ciudad se llena de música y actividades. La noche del 23 al 24 llega el turno de los castillos de fuegos artificiales, las mascletás (espectáculos pirotécnicos) y la cremá (quema de los ninots).

En A Coruña los desfiles y pasacalles del 23 de junio inundan la ciudad, la música se adueña de la  Plaza de María Pita y las sardinhadas (sardinas asadas) son las protagonistas. Con la puesta del sol se encienden las hogueras, sobre todo en las playas de Riazor y Orzán. El cielo se llena de fuegos artificiales y cientos de personas practican el ritual purificador de saltar el fuego y sumergirse en el mar.

SAN FERMÍN

Pamplona se convierte en una cita internacional durante los Sanfermines. Tan importantes son los famosos encierros, como las peñas, charangas y los actos culturales programados por toda la ciudad. A finales del siglo XIX, se pasó de correr detrás de los toros que los pastores navarros traían de las dehesas, a correr delante de ellos por la calle Estafeta. Desde entonces, todas las mañanas durante las fiestas se vive la emoción de los encierros, una carrera vertiginosa por el casco antiguo hasta llegar a la plaza de toros, donde los animales son lidiados por la tarde. La fiesta comienza el 6 de julio en la Plaza Consistorial, donde miles de personas celebran el chupinazo (cohete que anuncia el comienzo de las fiestas) con un mar de pañuelos rojos.

FIESTAS DE SANTIAGO APÓSTOL

Según cuenta la leyenda, la aparición de los restos del apóstol Santiago originó la creación de Santiago de Compostela, capital de Galicia. Pronto se convertiría en ciudad santa y centro de peregrinaciones, dando lugar al Camino de Santiago. En sus fiestas, conviven la solemnidad religiosa con el sabor popular. Impresionantes proyecciones tridimensionales nocturnas se reflejan en la fachada de la Catedral, y el Botafumeiro, incensario de grandes dimensiones que cuelga en su interior, se une a la fiesta. Espectáculos de música, danza y teatro son citas ineludibles de estas fiestas, que cierran con un gran espectáculo de fuegos artificiales. Cuando el 25 de julio coincide en domingo, se celebra el Año Santo Jacobeo.

LA TOMATINA, BUÑOL

Unas gafas de bucear, una camiseta blanca y muchas ganas de diversión. Es todo lo que se necesita para disfrutar de una de las fiestas populares más originales y sorprendentes de España. Desde primera hora de la mañana, los asistentes esperan la llegada de camiones cargados con toneladas de tomates que se usarán como arma arrojadiza en una batalla pacífica, en la que nadie resulta herido y todo el mundo acaba teñido de rojo. Aunque la guerra de tomates dura solo una hora, la fiesta continúa a lo largo de todo el día y hasta bien entrada la noche.

ROMERÍA  VIKINGA

El primer domingo de agosto, los habitantes de Catoira, disfrazados de guerreros vikingos y de campesinos, representan el ataque pirata a la villa y la heroica defensa de sus lugareños. Recuerdan la defensa de Galicia frente a las invasiones vikingas. En las inmediaciones de las Torres del Oeste, un conjunto fortificado del siglo IX, se produce el desembarco de los vikingos y una divertida batalla simulada, en la que los participantes acaban completamente empapados de vino. Se instala un mercadillo medieval en donde es posible disfrutar la rica gastronomía de la región.

FESTIVAL INTERNACIONAL DEL CANTE DE LAS MINAS

El flamenco, una de las expresiones artísticas más representativas de España, tiene una cita ineludible cada año en La Unión (Murcia). Aquí cantan, bailan y tocan la guitarra algunos de los grandes talentos del género. Se manifiesta la asociación de la memoria flamenca con la tradición minera de la sierra de Cartagena-La Unión.Los concursos y galas se complementan con exposiciones, catas de vino y recitales de poesía.

DESCENSO INTERNACIONAL DEL SELLA

Una de las citas más importantes del piragüismo mundial, que se celebra desde 1930. Las orillas del río Sella son un lugar privilegiado para ver el recorrido, que va desde la localidad de Arriondas hasta la meta en Ribadesella. Terminada la carrera, la fiesta se traslada a los Campos de Ova, donde se celebra una comida campestre, y por la noche, continúa en los chiringuitos y verbenas populares.

MISTERIO DE ELCHE

Una experiencia única de ver una obra de teatro dentro de una iglesia en la Basílica de Santa María. Declarada como obra maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, se trata de un drama lírico medieval del siglo XIII que se escenifica en dos actos. Terminada la representación, se realiza una procesión con la participación de los actores.

FIESTA DEL VINO ALBARIÑO

Prueba uno de los mejores vinos blancos de Europa en plenas Rías Baixas gallegas, en la fiesta dedicada a este vino afrutado, fresco y suave. Durante la primera semana de agosto, se celebra en la pequeña villa marinera de Cambados una fiesta en la que se descorchan miles de botellas, se realizan catas y se acompaña todo con jornadas gastronómicas, conciertos y exhibiciones folclóricas.

SEMANA GRANDE DE BILBAO

Disfruta de nueve días en la ciudad vasca: Conciertos, espectáculos y fuegos artificiales. En el Casco Viejo y en ambos márgenes de la Ría hay txosnas (casetas con música, comida y bebida), el alma de una celebración que incluye personajes tradicionales como la Marijaia, muñeca con los brazos en alto que representa la fiesta y que se quema para cerrar las celebraciones.

EL CIPOTEGATO, TARAZONA

Esta tradición se remonta al siglo XVIII, cuando apareció un personaje disfrazado de bufón (Cipotegato) que se encargaba de abrir camino entre los niños para que pasara la procesión de San Atilano, patrón de la localidad. A mediados del siglo XX, la fiesta cambió y desde entonces el Cipotegato es el perseguido por los asistentes mientras le lanzan tomates. Este personaje es el encargado de dar por iniciadas las fiestas, que incluyen verbenas, espectáculos taurinos y pasacalles.

BATALLA DE FLORES, LAREDO

En esta bella ciudad costera de Cantabria se lleva a cabo un espectacular concurso de carrozas adornadas con miles de flores. La noche previa al desfile se puede observar cómo se prepara la decoración y disfrutar del ambiente festivo. Al día siguiente, se organizan mercadillos y espectáculos musicales que concluyen con la elección de la mejor carroza del año.

CARRERAS DE CABALLOS EN LA PLAYA DE SANLÚCAR DE BARRAMEDA

Con la bajamar, cuando el horizonte de la playa de Sanlúcar de Barrameda se cubre de tonos ocres, los caballos y sus jinetes se preparan para uno de los acontecimientos deportivos, turísticos y sociales más importantes del verano andaluz. Una tradición con origen en las competiciones informales que realizaban los vendedores de pescado para llegar los primeros a los mercados. Además de las carreras, se celebran las fiestas patronales de Sanlúcar, con desfiles de carrozas y alfombras de flores.

FIESTAS DE LA VENDIMIA

La época de la vendimia ofrece la oportunidad de conocer de cerca el proceso de elaboración del vino: la tradicional pisada de la uva, la degustación del primer mosto y de jornadas de puertas abiertas en bodegas. Jerez de la Frontera (Cádiz) se convierte durante la primera quincena de septiembre en una señora fiesta en la que se rinde homenaje a tres elementos emblemáticos de su cultura: el vino, el caballo y el flamenco.  Otra gran celebración en torno al vino tiene lugar en Logroño, capital de La Rioja, región dedicada en cuerpo y alma al producto vitivinícola. Conocidas popularmente como Fiestas de San Mateo (21 de septiembre), son ocho jornadas con un contagioso ambiente festivo.

MOROS Y CRISTIANOS

Es una de las tradiciones festivas presente en todo el país, especialmente en la Comunidad Valenciana y Murcia. Con asombrosos desfiles se conmemora el enfrentamiento entre musulmanes y cristianos por el dominio de España en el siglo XIII. Por su espectacularidad las más conocidas son las de Alcoy, en Alicante. Declaradas de Interés Turístico Internacional desde 1980, están consideradas como las primeras que se celebraron en la Comunidad Valenciana. También en Alicante, Villena celebra esta tradición desde 1474 donde participan comparsas que se lucen especialmente con las escuadras especiales, desfile que destaca por la belleza de los trajes tradicionales. En Murcia, se lleva a cabo el pasacalles, con bailes, cabalgatas y carrozas, y las “embajadas”, en las que cada ejército lee un texto intentando convencer al otro para que se rinda en lugares emblemáticos de la ciudad. A ritmo de pasodoble, se entregan las llaves de la ciudad.

FIESTAS DEL MOTÍN, ARANJUEZ

Cada septiembre, Aranjuez celebra estas fiestas que rememoran el levantamiento del pueblo en 1808 contra Manuel Godoy, ministro del rey Carlos IV. En sus barrios se realizan diferentes representaciones teatrales del motín, cuadros de Goya que cobran vida gracias a los vecinos de la localidad y una gran variedad de actos culturales y verbenas populares. El otro gran distintivo de estas fiestas es el Descenso Pirata del Tajo, con centenares de embarcaciones fabricadas a mano surcando las aguas del río que atraviesa Aranjuez.

EL CASCAMORRAS, BAZA Y GUADIX

Esta fiesta tiene su origen en la Edad Media, cuando la aparición de una talla de la Virgen de la Piedad enemistó a ambas localidades y finalmente se quedó en Baza. Acompaña al Cascamorras, un bufón vestido con un llamativo traje, en su camino desde Guadix hasta Baza, donde intentará recuperar la imagen sagrada. Los habitantes del pueblo se lo impedirán con pintura negra en animadas carreras por las calles del pueblo.

El Cascamorras hace distintas paradas para ondear la bandera de la Virgen de la Piedad sobre las cabezas de la gente que se arrodilla en torno a él. Además de la pintura, otro elemento imprescindible en esta fiesta es el agua, que refresca a los participantes durante las persecuciones.

FIESTAS DE SANTA TECLA, TARRAGONA

Tarragona en la segunda quincena de septiembre celebra una de las costumbres festivas más emblemáticas de Cataluña. Los vecinos disfrazados de diablos y dragones bailan y ponen a prueba los reflejos lanzando petardos, en lo que se conoce como El Correfoc. También están los castellers, castillos humanos que llegan a alcanzar nueve pisos. Son dos de las actividades más multitudinarias de unas fiestas cuyo eje central es el Séquito Popular, formado por cabezudos y figurantes que danzan al son de la música.

10 grandes civilizaciones de la historia de España

1. Prehistoria

Basta con acercarse hasta los Yacimientos de Atapuerca, en Burgos. Son de los más importantes del mundo ya que en ellos se han encontrado fósiles de cinco especies distintas como el "Homo Antecessor" y el "Homo Heidelbergensis". En la ciudad de Burgos (a poco más de 20 kilómetros de Atapuerca) se encuentra el Museo de la Evolución Humana.

Desde su instauración en 1901, los premios Nobel han recaído sobre 8 españoles, seis de ellos en la categoría de Literatura y dos en la de Medicina.

El primer premio Nobel que se otorgó a un español,  fue para el madrileño José Echegaray en 1904, reconociendo la brillantez de sus obras, en las que recogía y renovaba la tradición del drama español del siglo XVI. Fue un personaje polifacético, que además está considerado como uno de los más grandes  matemáticos españoles del siglo XIX. 

Dos años más tarde, en 1906, recibió el premio Nobel de Medicina el médico Santiago Ramón y Cajal (1852, Petilla de Aragón, Navarra -  1934, Madrid), en reconocimiento a su trabajo pionero en el estudio del sistema nervioso. Compartió el premio con el italiano Camillo Golgi. Desarrolló una revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona». Humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios.

En 1922, el dramaturgo Jacinto Benavente (1866 - 1954,  Madrid,) obtuvo el premio de Literatura, por la forma en que fundió el legado del drama español con las tradiciones de la Ilustración, renovando profundamente el teatro en España. Formó parte de la Real Academia Española. Fue un autor bastante prolífico, que dejó más de 170 obras en los diferentes géneros teatrales: tragedia, comedia, drama y sainete. Los intereses creados, La comida de las fieras y La malquerida son algunas de la más conocidas.

34 años después, en 1956, de nuevo el Nobel de Literatura quedó en las letras españolas, gracias al autor del célebre relato Platero y yo, el escritor Juan Ramón Jiménez, (1881, Moguer, Huelva -  1958 -San Juan, Puerto Rico ) en reconocimiento a la pureza estilística y elevada espiritualidad que imprimió a su lírica. “Platero es un burro pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Come de todo y los del pueblo dicen que tiene acero...”. Estas palabras publicadas hace un siglo,  forman parte de la literatura universal. 

En 1959, otro investigador, Severo Ochoa,  (1905, Luarca, Asturias - 1993, Madrid) fue galardonado con  el Nobel de Fisiología y Medicina, que compartió con un antiguo alumno, el estadounidense Arthur Kornberg, por sus descubrimientos sobre el mecanismo de la síntesis biológica del ácido ribonucleico (ARN) y del ácido desoxirribonucleico (ADN). Tiene una frase célebre: «El amor es la fundición de física y química». En 1993 presentó en Madrid su biografía titulada La emoción de descubrir y ese mismo año murió a los 88 años.

En 1977 llegó el siguiente galardón, esta vez para el gran poeta de la Generación del 27, Vicente Aleixandre (1898, Sevilla - 1984, Madrid). La Academia sueca reconoció así su poesía creativa, "que ilumina la condición del hombre en el cosmos y en la sociedad del presente". Su obra se caracteriza por el uso de la metáfora y se le reconoce como el principal poeta surrealista español.

En 1989 el escritor Camilo José Cela (1916, Iria Flavia, La Coruña - 2002, Madrid), fue reconocido con el Nobel de Literatura, por su rica prosa, "la cual combina distintas formas de compasión como un marco de visión retadora a la vulnerabilidad del hombre". Durante la época de la transición desempeñó un papel notable en la vida pública española, ocupando un escaño en el Senado de las primeras Cortes democráticas, y participando así en la revisión del texto constitucional. En 1996, el día de su 80 cumpleaños, el Rey don Juan Carlos I le concedió el título de Marqués de Iria Flavia.

Por último, en 2010 el Nobel de Literatura fue para Mario Vargas Llosa (1936, Arequipa, Perú), que posee la doble nacionalidad peruana y española. Alcanzó la fama con novelas como La ciudad y los perrosLa casa verde y Conversación en La Catedral. Entre sus libros se encuentran obras de teatro, novelas policíacashistóricas y políticas. En 1994, fue nombrado miembro de la Real Academia Española y ese mismo año ganó el Premio Miguel de Cervantes. Su obra ha sido traducida a más de 30 idiomas.

Los colores de la bandera salieron de un concurso para evitar confusiones

Como toda bandera tiene su propia historia. La de España tiene su origen en Carlos III (1759-1788). Al subir al trono el rey observó que la mayoría de los países utilizaban banderas en los que predominaba el color blanco y, dado que estaban frecuentemente en guerra, se producían lamentables confusiones en la mar, entre los buques propios y los del enemigo. Por ello, encargó a su Ministro de Marina que le presentase varios modelos de banderas, con la única condición de que fueran fácilmente identificables a larga distancia.

Se convocó a un concurso de donde se seleccionaron 12 bocetos. El soberano eligió dos de ellos, a los que varió las dimensiones de las franjas, declarándolos reglamentarios, el primero para la Marina de Guerra y el segundo para la Mercante. Más tarde, amplió el uso de esta bandera a todas las dependencias de la Armada. El 8 de marzo de 1793 se hizo extensivo el uso de la bandera rojigualda a las "plazas marítimas, castillos y defensas de las costas". Finalmente en 1843, el Real Decreto de 13 de octubre, sancionado por la Reina Isabel II, reconoció como nacional la bandera de colores rojo amarillo y rojo

La Segunda República (1931) sustituyó la franja inferior por una morada e igualó la anchura de las tres franjas. Cuando estalló la Guerra Civil se restableció la bandera rojigualda gracias a la firma de un Decreto el 29 de agosto de 1936. Con la llegada de la Democracia Española, Juan Carlos I sustituyó el reglamento franquista por el Real Decreto 1511/1977, quedando claro en el artículo 4.1 de la Constitución Española que «la bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas».

  • Instagram
  • Google+ Social Icon
  • Flickr Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon