Madrid de postal

1. De Madrid al Cielo

La ciudad recibe a los conductores que llegan por la M-30 con uno de sus dichos más populares. Debajo del puente peatonal que une el Parque de Roma con Moratalaz se puede leer esta frase que quiere decir que como en la capital no se está en ningún sitio.  Su origen no está claro. Al parecer, se hizo famosa a finales del siglo XVIII a raíz de las reformas que Carlos III realizó en la ciudad para embellecerla. Gracias a ellas, Madrid dejó de ser una anticuada villa castellana y se convirtió en la regia capital de un vasto imperio. No obstante, otra tesis la relaciona con la obra del dramaturgo del Siglo de Oro, Luis Quiñones de Benavente, Baile del invierno y del verano. En ella, hay unos versos que dicen:

           "Pues el invierno y el verano,

            en Madrid solo son buenos,

           desde la cuna a Madrid, 

           y desde Madrid al Cielo"

En años recientes se ha popularizado una nueva frase: De Madrid, el cielo. Y es verdad, su azul es increíblemente bello.

2. El restaurante más antiguo del mundo

Está en Madrid y se llama Botín y aparece en los Records Guinnes. Se encuentra en la calle de Cuchilleros, en donde estableció su negocio un cocinero francés llamado Jean Botín, en 1725. En el siglo XX, llegó a manos de sus actuales propietarios: la familia González. Su especialidad es la cocina castellana, concretamente los asados de cordero y cochinillo. Su fama ha trascendido a novelas famosas como las Greguerías de Gómez de la Serna:

“Botín parece que ha existido siempre y que Adán y Eva han comido allí el primer cochifrito

que se guisó en el mundo.”

3. Mercado Gourmet

José Bonaparte mandó derribar la iglesia de San Miguel de los Octoes y los comerciantes se hicieron con la plazuela para vender su género. Hoy, tras una remodelación profunda, el Mercado de San Miguel es un sitio imprescindible en la visita a Madrid. Definitivamente, no hay que dejar de disfrutar una tapa allí, en un ambiente muy especial, pero ni pensar en hacer la compra diaria en sus lindos puestos.

4. Otros mercados gourmets

San Miguel, no es el único, hay más espacios gourmet en la capital: Mercado Barceló el último en reinventarse; Mercado de San Antón, de la tienda a la mesa, en Chueca; Platea, de cine histórico a centro gourmet, junto a la calle Serrano; Mercado de Moncloa, entre la tradición y la modernidad, ocupa la planta baja del Hotel Arcos de Moncloa; Isabela, uno de los más grandes de España, a un paso del Bernabéu; Mercado de San Ildefonso, en la calle Fuencarral. Por decir algunos. El de la foto es San Antón.

5. Un gran palacio

Es el Cuartel de Conde Duque. Más grande que el Palacio Real, en 1983 dejó atrás sus labores
militares para dar paso a una multitud de actividades culturales. En cuanto a su nombre, algunos creen que es por el valido de Felipe IV, el todo poderoso Conde-Duque de Olivares, pero lo cierto es que fue construido después, en una propiedad del Conde de Aranda y Duque de Peñaranda, de donde le vienen los títulos. Alberga el Archivo General de la Villa de Madrid y el Museo de Arte
Contemporáneo. Su azotea cuenta con una de las mejores vistas de la capital.

6. El primero

El Edificio Telefónica (1926-1929) tiene el honor de haber sido el primer rascacielos de España y uno de los de Europa. Desde ahí el rey Alfonso XIII realizó la primera llamada telefónica transoceánica, con el presidente de Estados Unidos, Calvin Coolidge. Mantuvo el título hasta
que en 1953 apareció el Edificio España.

7. Los nuevos

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Se alzan al final del Paseo de la Castellana. Son las Cuatro Torres: Caja Madrid de Norman Foster,
que es el edificio más alto del país (250 metros); Torre PwC, la única construida por arquitectos españoles; Torre de Cristal, del mismo arquitecto que las Petronas de Kuala Lumpur; y Torre Espacio.

8. Museo Reina Sofía

El primer vértice del llamado “Triángulo del Arte”. El edificio que ocupa el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía abrió sus puertas en 1990. Sus fondos concentran más de 20 mil obras, de estilo contemporáneo. De ellas, se exhibe sólo un 5%, con artistas de la talla de Picasso, Miró, Dalí, Juan Gris, etc. La estrella es el Guernica, el cual fue adquirido por el Estado español en 1937. Sin embargo, debido a la guerra, Picasso decidió que quedara bajo custodia en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. La obra regresó a casa en 1981.

9. Edificio ícono de Madrid

Sin duda es el Metrópolis. Jules y Raymond Fevrier empezaron las obras en 1907, pero fue el español Luis Esteve quien lo terminó en 1910. Se construyó sobre la “Casa del Ataúd”, llamada así por ser demasiado estrecha. Fue un encargo de la compañía de seguros La Unión y el Fénix. En 1972 pasó a manos de otra aseguradora, Metrópolis. Muchos creen que marca el inicio de la Gran Vía pero no es así, el portal 1 está un poco más adelante; la dirección del Metrópolis es:

Calle de Alcalá Nº 39.

10. El Thyssen

Otro de los vértices del “Triángulo del Arte”. Su nombre: Museo Thyssen-Bornemisza. Fue uno de los palacios más fastuosos de Madrid, el de Villahermosa, donde en 1844 dio un recital Franz Liszt, como lo atestigua una placa. La colección fue adquirida al Barón Thyssen-Bornemisza y expuesta desde su apertura en 1992. Más tarde, se integró la colección de su viuda Carmen, la cual se encuentra en depósito desde 2004. Entre ambos reúnen cerca de mil obras de arte.

11. La construcción más antigua

Es el Templo de Debod, monumento del Antiguo Egipto, regalo de ese país a España por su participación en la campaña para salvar los santuarios de la región de Nubia ante la construcción de la presa de Asuán. Data del año 200 AC y estaba dedicado al dios Amón, «padre de todos los vientos», y a Isis de Filé, «diosa de la maternidad». Para traerlo hubo que desmontarlo en mil 356 bloques que viajaron de Alejandría a Valencia, en donde 90 camiones lo trasladaron hasta la madrileña Montaña del Príncipe Pío. Fue inaugurado en 1972.

12. El primer hotel de lujo

El Ritz, que abrió sus puertas en 1910. Favorito de mandatarios y artistas, guarda muchas anécdotas, como cuando la princesa Grace Kelly, llegó con un pequeño perro cuya entrada impedían las normas del hotel; el director le aconsejó que lo guardase en su bolso hasta llegar a su suite, porque «si no lo vemos, no lo podemos prohibir». Actualmente, se aceptan mascotas en ciertas habitaciones, en las que dispone de cojines y sillones para que se sientan a gusto

13. Y el segundo

Por poco, pero es el Palace, inaugurado en 1912. Allí, se reunían los jóvenes García Lorca, Dalí y Buñuel en tertuliasi nterminables; de hecho, se conserva una nota de Lorca y Dalí, en la que piden dinero a Claudio de la Torre con el fin de ayudar a Buñuel a regresar a Zaragoza. A cambio, Dalí
pinta un arlequín y Lorca escribe un poema. ¡Vaya trueque!

  • Instagram
  • Google+ Social Icon
  • Flickr Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon