• Instagram
  • Google+ Social Icon
  • Flickr Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon

Para chuparse los dedos 

México tiene una gran riqueza gastronómica, con una diversidad de platillos increíble, y todos deliciosos.  Por ello, fue reconocida, por la UNESCO, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 

Aunque hay de todo, se puede afirmar que los ingredientes básicos y representativos de los platillos mexicanos son: el maíz, el cilantro, el chile, el frijol, el piloncillo, el nopal y el jitomate. Y no hay que olvidar las salsas, que siempre están presentes en las mesas mexicanas, y casi todas pican. Por eso, cuando te digan que "no pican", no te fíes demasiado. Eso sí, no dudes que tras probar  las delicias de la cocina mexicana terminarás "chupándote los dedos".

Aquí encontrarás recomendaciones de restaurantes en CDMX  tanto de cocina mexicana como de  otros sitios, incluyendo, por supuesto,  la española, que por cierto, tiene muchos y buenos representantes aquí. 

Básicos de la cocina mexicana

Estos son algunos platillos típicos de México, que no puedes dejar de probar.

Mole Poblano 

 

Uno de los platillos más representativos de México.  Existen muchas variedades - se calculan más de 50 dependiendo la zona -  aunque los más conocidos son el mole poblano y los moles oaxaqueños. Un plato cuyo origen se remonta a la época prehispánica.  Es un plato exquisito y muy laborioso pues precisa de muchos ingredientes (mínimo 20), el chocolate es uno de los protagonistas.  Generalmente se 

 

hace con pollo, aunque puede hacerse con  diversas cosas. Tiene un sabor muy peculiar, un poco picante y al mismo tiempo dulzón y especiado. Una buena recomendación es usar una servilleta grande como "babero" para evitar accidentes. 

Tamales

 

Aunque se comen en muchos países de América Latina, los de aquí son muy variados (se dice que más de 500) y muy ricos. En cada región del país se preparan de manera diferente, pero la mayoría está hecha a base de una masa de maíz y manteca. Pueden ir envueltos en hojas de maíz o de plátano y se rellenan de pollo o carne de cerdo, entre otras cosas. También los hay dulces. El 2 de febrero, Día de la Candelaria, aquél 

que sacó el "niño" en la Rosca de Reyes, está obligado a regalar tamales a los amigos. Los más conocidos son: 

- SALSA VERDE O ROJA. Son alargados y envueltos en hoja de maíz.  Y constituyen uno de   los desayunos más populares. Se rellenan con carne de cerdo o de pollo y el color cambia por el tipo de chile que se utiliza.

- OAXAQUEÑOS. Se llama así a todos aquellos que están envueltos en hojas de plátano. Se   preparan con una capa delgada de masa de maíz y se rellenan con mole, salsa roja o verde, y carne   de cerdo o pollo. En Oaxaca el tamal de mole negro se suele acompañar con chocolate con agua.

- CORUNDAS. Típicos del estado de Michoacán. Se utiliza masa de maíz blanca, batida con   manteca de cerdo, leche o agua. Su principal peculiaridad es su forma triangular y se sirven   bañados en salsa verde o roja, queso añejo, crema y rajas de chile poblano. 

- TAMALES DULCES. Son rosas. y su masa contiene piloncillo rallado o azúcar. Por lo general se   sirve como postre. Hoy se pintan con colorantes, pero antes el color se obtenía de la grana     cochinilla. También los hay de frutas diversas.

Cochinita pibil

Un plato de mucha tradición, proveniente de  la cocina  yucateca. Hecha a base de cerdo deshebrado adobado con achiote y servido en panuchos o tortillas calientitas, también lleva cebolla morada y de preferencia, una buena salsa de habanero.

La cochinita pibil se convirtió en un platillo típico de la región de Yucatán en el momento en que los españoles introdujeron el cerdo, sin embargo, el pibil como técnica ya se utilizaba en las culturas prehispánicas con venado o jabalí. ‘Pibil’ en realidad se aplica para todos los alimentos que se cocinan en horno de tierra, una antigua tradición maya.

Lo que hace de este platillo tan delicioso es precisamente su preparación, la carne adobada, se envuelve en hoja de plátano y se cuece en un hoyo de tierra al calor del fuego, lo que permite conservar el calor y por lo tanto potenciar los sabores.