Toma nota y arma tu plan 

El ángel de la Independencia

Emblema y punto de referencia de la CDMX, que cuida desde su pedestal, en avenida Reforma, a esta gran metrópoli. Fue inaugurado en 1910 para conmemorar el centenario de la Independencia de México, por encargo del presidente, Porfirio Díaz. Cuenta con un mirador privilegiado al que se puede acceder después de solicitar un permiso especial. En su base contiene un mausoleo donde están depositados los restos de varios héroes patrios. En 1957, debido al terremoto ocurrido ese año, se vino abajo, tras lo cual tuvo que ser completamente restaurado. La reinauguración se llevó a cabo  un año después. La cabeza de la antigua escultura caída se puede ver en la entrada del Archivo Histórico de la ciudad.

Mide con todo, 94.66 metros, está realizada en bronce y sostiene una corona de laurel en una mano y una cadena rota en la otra. Está revestido, de pies a cabeza, por una hoja de pan de oro. En el pedestal  se encuentra un grupo de esculturas llamada “Apoteosis del Padre de la Patria” compuesto por tres figuras: una representa al cura Miguel Hidalgo; la  otra, ubicada al sur, sentada con un libro y una pluma a la musa de la Historia; y al norte, en actitud de levantarse y ofreciendo a Hidalgo una corona de laurel, La Patria. El pedestal tiene en los extremos cuatro estatuas de José María Morelos, Francisco Xavier Mina, Nicolás Bravo y Vicente Guerrero.

Para poder subir al mirador y disfrutar de unas vistas maravillosas, deberás asistir a la oficina del Patrimonio Cultural de la Delegación Cuauhtémoc con una identificacion oficial. Allí, tendrás que llenar 

un documento, y te asignarán el día y el horario de visita (es gratuito). Sólo pueden subir seis personas por turno de 15 minutos de martes a domingo de 10:00 a 16:30, y todas deben ser mayores de 12 años.

Bosque de  Chapultepec

Es el parque urbano más antiguo de América. Su nombre se debe a que era un sitio donde nacía el agua. En la época prehispánica fue ocupado por teotihuacanos, toltecas y mexicas.

Nezahualcóyotl y Moctezuma realizaron obras importantes: construyeron un acueducto para dotar de agua a Tenochtitlan, plantaron los ahuehuetes (algunos de los cuales aún hoy siguen en pie), edificaron baños con una función ritual, e hicieron traer plantas de diversas regiones para construir un jardín botánico.

Poco después de la caída de México-Tenochtitlan en 1521, Hernán Cortés se apropió de Chapultepec, como parte de la Villa de Coyoacán. Sin embargo,  en 1530, por cédula real se cedió como lugar de recreo para los habitantes de la nueva ciudad.

Consta de 678 hectáreas entre áreas verdes y construcciones. Está dividido en tres secciones en las que puedes encontrar lagos artificiales, espacios deportivos, fuentes, monumentos, museos, recintos culturales, un  zoológico, un jardín botánico, teatros y mucho más.

Evidentemente necesitarás más de un día  para conocerlo todo. Lo recomendable es tomarlo con calma y planear los recorridos, tomando en cuenta que los fines de semana se llena a tope.  

Imperdibles

1. Puerta de los leones. Es la entrada principal al Bosque y se la conoce así por las dos esculturas de bronce que la flanquean.

2. Altar a la patria. Erigido en memoria de los combatientes que perdieron la vida durante la invasión estadounidense (1847). Aquí se encuentran los famosos Niños Héroes. Primera Sección. Frente Calzada Juventud Heroica.

3. Parque Gandhi. Una de las pistas más populares para hacer deporte, en medio de un paraje privilegiado. Detrás del Museo de Antropología.

4. Zoológico. Aunque el actual fue inaugurado en 1924, Moctezuma tuvo una idea similar, creando su propio “casa de animales” en esta zona. Actualmente, cuanta con 1204 ejemplares, de 204 especies. No dejes de visitar:

- Lobo mexicano: en peligro de extinción.

Cóndor de California: el único fuera de EEUU .

- Panda Gigante: Las únicas más longevas fuera de China: Shuan Shuan (1987) y Xin Xin (1990).

- Perros mapache: Exclusivos de este zoo en México.

- Teporingos: En colonias reproductivas únicas en cautiverio.

 

La entrada es gratuita.

Chivatito S/N, Chapultepec I Sección

5. Castillo de Chapultepec. En 1785, por orden del Virrey Bernardo de Gálvez, se inició la construcción de este Palacio Virreinal. En 1843 se trasladó ahí el Colegio Militar. En la época del Imperio se le hicieron varias reformas y se transformó en el Palacio Imperial en el que habitaron Maximiliano y Carlota, y más tarde, Porfirio Díaz, y otros presidentes. En 1939, Lázaro Cárdenas lo cedió al pueblo de México, convirtiéndose en Museo Nacional de Historia.

Calzada del Rey S/N, I Sección

6. Kiosko del pueblo. Ubicado tan solo a unos pasos del Altar a la Patria, muestra el interés de Porfirio Díaz por la arquitectura francesa. Cada fin de semana se presentan diferentes grupos musicales.

Paseo de la Reforma y Gandhi S/N, II Sección

7. Lagos. Hay cuatro, dos en la primera sección y dos en la segunda. Todos artificiales, pero ideales para relajarse y pasar una mañana al sol. En los lagos Mayores de las dos secciones, I y II,  -  de la época de Porfirio Díaz - se puede pasear en lancha y ejercitar los brazos. 

8. Museos. Siete en total. El primero y más importante es el Museo Nacional de Antropología. Construido por Pedro Ramírez Vázquez e inaugurado en 1964, cuenta con la colección más importante de piezas arqueológicas, (8 mil) en 11 salas distribuidas por periodos, regiones y culturas. En el segundo piso se encuentran las salas de etnografía, con más de 2 mil objetos de diversas culturas indígenas. Su zona de restaurantes es una delicia.

Museo de historia natural. Ubicado en la II sección, ofrece la oportunidad de conocer el origen y evolución del Universo, la Tierra y las distintas manifestaciones de la vida. Mención especial merece la colección de entomología, con más de 60 mil insectos,, algunos únicos y asombrosos. A ello, se suma el Cárcamo de Dolores, una sala externa del Museo  que muestra dos obras del gran artista mexicano Diego Rivera: el mural “El agua, origen de la vida en la Tierra” y la “Fuente de Tláloc”.

Museo Rufino Tamayo.  Diseñado por los arquitectos Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, se inauguró en 1981. Desde finales de los años sesenta, Rufino Tamayo (Oaxaca, 1899 – CDMX, 1991) comenzó a adquirir obras para conformar una colección de arte contemporáneo internacional. El artista donó esta colección e impulsó la creación del Museo Tamayo, para albergarla. El restaurante es sumamente  recomendable, con una cocina inspirada en la gastronomía mexicana y unas vistas maravillosas al bosque.

Museo de Arte Moderno. Diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, se inauguró en 1964. Resguarda uno de los mayores acervos de arte mexicano del siglo XX, conformado por alrededor de 3 mil pinturas, esculturas, fotografías, dibujos y grabados.. En 2002, recibió la donación de la Colección Isabel Gruen Varsoviano, integrada por pinturas y dibujos de la artista surrealista Remedios Varo. Y en 1973, adquirió 400 obras del reconocido fotógrafo mexicano Manuel Álvarez Bravo.

Museo del Caracol. También conocido como Galería de Historia, fue concebido en 1960 como un museo didáctico para niños y jóvenes, en donde se muestran los hechos más importantes de la historia de México desde finales del virreinato hasta la Constitución de 1917. Es obra del  arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.
Se caracteriza por tener dioramas y maquetas, las cuales son la base de la colección; los dioramas muestran escenas de la historia a través de figuras de barro y escenografías en tercera dimensión elaboradas por artesanos mexicanos. 

Museo Nacional de Historia. Ubicado dentro del Castillo de Chapultepec, es el recinto que guarda la memoria de la historia de México, desde la conquista de Tenochtitlan hasta la Revolución Mexicana. Sus salas  muestran una diversidad de objetos representativos de cuatro siglos de historia. Cuenta con 12 salas de exposición permanente y 22 salas en el área conocida como Alcázar, en las que se recrean las habitaciones de Maximiliano y Carlota y del presidente Porfirio Díaz, además de una sala que recuerda el asalto al Castillo de Chapultepec.

 

Papalote Museo del Niño. Inaugurado en 1993, es el espacio favorito de los más pequeños, aunque también esconde sorpresas para los mayores. Cada cierto tiempo se agregan nuevas atracciones con lo último de la tecnología, como el viaje al interior del cuerpo humano.

Los jueves hay noches para adultos, un plan divertido y diferente para regresar el tiempo y volver a disfrutar como niños.

9. Audiorama. 

Un rincón que todo amante de la buena música, la literatura y la tranquilidad adoptará como favorito. Data de 1972 y fue acondicionado para convertirse en un “refugio para los amantes de la lectura”. Al entrar se percibe el fresco olor de la tierra húmeda y en sus cómodas bancas se puede contemplar un paisaje muy especial. Se pueden observar plantas silvestres, árboles frutales, así como pequeños rosales y alcatraces. Alrededor se encuentran las antiguas escaleras que utilizaba el emperador Maximiliano y la emperatriz Carlota para salir del Castillo. Además, la leyenda cuenta que en este lugar hay una entrada al inframundo mexica (la Caverna de Cincalco, que conducía hacia Mictlán), que lo convierte en un espacio mágico.   

Paseo de la Reforma S/N, Col. San Miguel Chapultepec I Sección

10. Los Pinos. La que fue la residencia de 14 presidentes de México hasta 2018, es hoy un enorme complejo cultural abierto al público. Fue Lázaro Cárdenas quien en 1934, decidió trasladar su residencia del Castillo de Chapultepec a este recinto ubicado en el rancho La Hormiga. Actualmente, es posible caminar por sus jardines, calzadas y edificios, y visitar la Biblioteca Vasconcelos, el despacho del presidente, el comedor de recepciones y el salón blanco. Calle Parque Lira S/N, Chapultepec I Sección

11. Casa del Lago. Este hermoso espacio al pie del lago funciona desde 1959 como Centro Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se realizan exposiciones, conciertos, obras de teatro, danza y funciones de cine. El edificio fue mandado construir por Porfirio Díaz a principios del siglo XX para utilizarlo como residencia veraniega. Hoy en día es uno de los recintos culturales más inspiradores de la capital por su belleza arquitectónica y su ubicación en el corazón del Bosque.

Acuario S/N, Chapultepec I Sección

12. Jardín Botánico. En los tiempos de Nezahualcóyotl, el Bosque de Chapultepec albergó el primer Jardín Botánico del país, con plantas exóticas que se trajeron de otros estados del país. En 2006, resurgió a lo largo de 5.3 hectáreas en un magnífico paisaje con una colección de más de 300 variedades de plantas de todas partes del mundo. Poco a poco, se han agregado espejos de agua, zonas de humedales, e instalaciones interactivas, que hacen de él un paseo muy interesante.

Paseo de la Reforma 126, Chapultepec I Sección.

13. Centro Cultural del Bosque. 

Recinto histórico, fundamental para el desarrollo y promoción de las artes escénicas de la CDMX. En su privilegiada ubicación a un lado del Bosque de Chapultepec alberga uno de los complejos teatrales más importantes de la capital. Ofrece espectáculos de teatro y danza de primer nivel.

Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N, Chapultepec II Sección

Otros lugares que no debes perderte:

 

 14.Fuente Xochipili y Paseo de los Compositores.  Considerado el eje más importante del circuito interno de la Segunda Sección. Evoca a través de diversos bustos a los máximos exponentes de la historia de la música mexicana, como Silvestre Revueltas, Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Javier Solís, y Juan Gabriel, entre otros. Por su parte, la Fuente rescata rasgos de la arquitectura Tenochca.

15. Fuente de la Templanza. Construida en 1931 por órdenes del presidente Pascual Ortiz Rubio, forma parte de un paisaje desarrollado en varios planos: en el primero está la escultura de David con la honda, atrás está la Templanza y después el ahuehuete llamado El Sargento y la Tribuna Monumental.

16. Tribuna Monumental y Ahuehuete "El Sargento”. Monumento en forma de hemiciclo con escalones a manera de tribuna romana, dedicado a los héroes del ejército mexicano que formaron parte del Escuadrón 201 que luchó en el frente del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Se ubica sobre la calle de Xicoténcatl frente al ahuehuete “El Sargento”, considerado uno de los árboles más viejos del Bosque de Chapultepec. Es el segundo ahuehuete más famoso de la ciudad, después del “Árbol de la Noche Triste”. Cuenta la historia que fue plantado por el señor de Texcoco, Nezahualcóyotl a petición del emperador Azteca Moctezuma. Se cree que vivió aproximadamente 500 años hasta que se secó en 1969.

17. Fuente del Quijote. Ubicada en una plaza está rodeada por cuatro bancas recubiertas por azulejos de colores en las que se aprecian pasajes del libro Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra. Los azulejos datan de 1921. A los lados de la plaza se observan dos columnas, en una está la figura del Quijote en bronce con el rostro del célebre pintor Salvador Dalí, en la otra Sancho Panza, con la cara del muralista mexicano Diego Rivera.

18. Fuente Mito del Agua y Monolitos. Inaugurada en 1964 por el presidente Adolfo López Mateos, consta de un conjunto de 11 espejos de agua, cada uno con un monolito de concreto que hace referencia a la cultura Olmeca. Mediante glifos se representa el proceso a través del cual los aminoácidos se convierten en seres vivos,  siguiendo la línea que Diego Rivera quiso expresar en su mural Origen de la Vida en el Cárcamo de Dolores,que está cerca de allí. 

19. Tótem Canadiense. Escultura de madera donada por Canadá en 1960 con motivo del 150 aniversario de la Independencia de México. Resalta el gran colorido, característico de las piezas talladas por los indígenas del noroeste de las costas canadienses, en las que se representa su historia y su linaje. Expresa la relación de los pueblos aborígenes con fuerzas misteriosas de la naturaleza.

20. Mural Origen de la Vida y Fuente Tláloc de Diego Rivera. Construido en los años 50 para recibir las aguas del río Lerma y distribuirlas a la Ciudad de México. El diseño fue obra de Diego Rivera. El mural que se desprende de este proyecto fue calificado por el artista como “el más fascinante encargo de toda su carrera” ya que la pintura sumergida en el agua debería soportar la acción permanente del líquido. Sin embargo, el experimento no funcionó por la baja calidad de los materiales disponibles en la época, por lo que la obra se deterioró rápidamente. El mural, concluido en 1952, representa el título que le dio Rivera: “El agua: origen de la vida en la tierra”.

Centro Histórico

Declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, el centro histórico de la Ciudad de México reúne en un mismo espacio el México prehispánico y el virreinal. 

La Plaza de la Constitución, mejor conocida como Zócalo, es una de la más grandes del mundo, con más de 46 mil metros cuadrados. Concentra importantes edificios virreinales como el Palacio Nacional, la Catedral Metropolitana, el Palacio del Ayuntamiento y el Portal de los Mercaderes. Esta enorme plaza fue el ágora del Templo Mayor de Tenochtitlan, en la época de los mexicas. 

A lo largo de su historia, ha tenido varios nombres: Plaza de Armas, Plaza Principal, Plaza Mayor y Plaza del Palacio. Su nombre actual data de 1813, en honor a la constitución de Cádiz promulgada en 1812.

Más allá de ser históricamente la sede del poder político, económico y religioso de México, el Zócalo, que ha sufrido numerosas transformaciones y cuya fisonomía actual data de los años 60 del siglo pasado, es también el lugar que congrega al pueblo mexicano en fiestas nacionales, culturales y artísticas, además de manifestaciones diversas.

Ahí mismo, es posible visitar el Templo Mayor, tanto el museo como  las ruinas arqueológicas que muestran los vestigios de la ciudad prehispánica sobre la que se construyó la actual ciudad y la capital de la Nueva España.

Palacio de Bellas Artes

Principal recinto cultural de la ciudad. Monumento patrimonio de la humanidad desde 1987,  empezó a construirse por encargo del presidente Porfirio Díaz, con motivo de la celebración del centenario del inicio de la Independencia, pero no pudo ser

Muy cerca, está el

inaugurado  hasta el 29 de septiembre de 1934,  tras el término de la Revolución Mexicana. 

En su interior alberga diversos escenarios y salas para la práctica y exposición de obras, así como  El Museo Palacio de Bellas Artes (con murales de reconocidos artistas como Diego RiveraDavid Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, y el Museo Nacional de Arquitectura. Así también, es sede de la Orquesta Sinfónica Nacional, la Compañía Nacional de Ópera, la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández..

Para rematar el paseo,  toma algo en la Casa de los Azulejos o el Gran Hotel de la Ciudad de México, en donde podrás  disfrutar de una vistas únicas.

El metro de la capital

El pasado 4 de septiembre, el Metro de la Ciudad de México cumplió 50 años de transportar a los habitantes de esta urbe, que hoy  suman 4.9 millones de usuarios al día. En 2018, transportó más de 1,647 millones de personas en sus 384 trenes, distribuidos en 12 líneas y 195 estaciones. 

Cada línea del Metro está representada por un color. Se pueden hacer transportes sin pagos adicionales. Y si lo vas a usar con frecuencia, conviene comprar una tarjeta recargable que también te permite usar el Metrobús. El costo del viaje es de 5 pesos.

Horario de Servicio: Días laborales de 5:00 a 00:00 horas, sábados de 6:00 a 00:00 horas, domingos y días festivos de 7:00 a 00:00 horas. Los domingos es posible llevar tu bicicleta,  la mayoría de las estaciones cuentas con bici-estacionamientos. 

El Museo del Metro se encuentra en la Estación Mixcoac de la Línea 12, y dispone de varias salas, con la historia del Metro, exposiciones de arte moderno, así como una muestra de piezas arqueológicas recuperadas en las excavaciones. 

También podrás encontrar murales en varias estaciones de las Líneas 1 a la 9.

En la estación de la Raza se encuentra el Túnel de la Ciencia, el primer museo científico-cognoscitivo del mundo, que se construyó en un Metro. Se inauguró en 1988.

Las dos principales quejas de los que viajan en este sistema de  transporte colectivo son: el retraso en la llegada de los trenes y la inseguridad (tan sólo el año pasado se reportaron 946 robos a pasajeros a bordo del Metro).

En resumen, viajar en metro, resulta eficiente, entretenido y barato, pero hay que tomar en cuenta ciertas cosas para llegar sin contratiempos a tú destino.

LÍNEA 1. PANTITLÁN- OBSERVATORIO. ¡Lleva paraguas!

Además de ser una de las Líneas del Metro con más fallas, es la más antigua, inició operaciones en 1969. También es la que tiene el mayor número de conexiones, lo que la coloca en el segundo puesto de mayor afluencia, al transportar a más de 240 millones de usuarios anualmente. Esta línea tiene diversos sistemas y equipos con un alto grado de desgaste o que, incluso, ya rebasaron su vida útil o son obsoletos. Otro problema es que se convierte en un caos, durante la época de lluvia, ya que el agua cae directamente en las escaleras de los accesos provocando inundaciones, acumulación de gente en vestíbulos y andenes, al estar descubierta la salida.

LÍNEA 2: CUATRO CAMINOS– TASQUEÑA. ¡Paciencia!

Además de ser la de mayor demanda, con una afluencia de 986 mil 340 pasajeros en un día laboral, la Azul es una de las Líneas con bastantes fallas. La terminal más problemática es Tasqueña —construida en 1970—, cuya capacidad ya fue rebasada hace mucho por la cantidad de usuarios

LÍNEA 3: INDIOS VERDES - UNIVERSIDAD. ¡Camina con cuidado!

El tramo norte de la Línea verde presenta fallas en el suelo tanto en zonas aledañas como a lo largo del trayecto, que afectan las trayectorias de cables de suministro de energía y provoca fracturas en las estaciones, así como desniveles en andenes como Potrero, Deportivo 18 de Marzo e Indios Verdes.

LÍNEAS 5: POLITÉCNICO-PANTITLÁN. ¡Salvavidas!

La estación más afectada por el hundimiento que se presenta en el Valle de México es Oceanía, donde el tramo de llegada presenta un hundimiento aproximado de 25 centímetros por año. Cuando fue inaugurado el tramo Consulado - Pantitlán en 1981, la pendiente máxima era de 4.9%, pero, actualmente, dicha cuesta aumentó a 7.2%, rebasando el valor máximo conforme a las normas para el Diseño y Construcción de las Líneas del Metro que contemplan pendientes máximas de 4% y  7% en condiciones secas. 

LÍNEA 7: EL ROSARIO – BARRANCA DEL MUERTO. ¡Ojo con la cartera!

El gran problema de la Línea naranja es la falta de personal, lo que deriva en que los usuarios ingresen sin boleto porque no hay nadie vigilando los torniquetes.También hay muchas dificultades para mantener las instalaciones libres de comercio informal e incidencia delictiva. 

LÍNEA 8: GARIBALDI – CONSTITUCIÓN DE 1917. ¡No te enganches!

Presenta fallas que han llegado a ocasionar peleas entre usuarios. La estación Garibaldi/ Lagunilla es la más conflictiva y tiene una necesidad urgente de agilizar el tránsito de pasajeros en andenes, así como de evitar la circulación en contraflujo a fin de reducir las agresiones y riñas que ocurren en su interior.

LÍNEA 9: PANTITLÁN – TACUBAYA. ¡Fíjate dónde pisas!

La mayor problemática aquí radica en la diferencia de comportamiento entre cimentaciones continuas, lo que produce “efectos nocivos a la súperestructura de la estación”, que afecta tanto a locales como andenes, entrepisos, escaleras y conexiones con las pasarelas.

LÍNEA  A: PANTITLÁN – LA PAZ.  ¡Cuenta hasta 10!

La lluvia y la cantidad de trenes afectan gravemente esta Línea, donde se registran retrasos y riesgos en la integridad de los usuarios. A lo largo de los tramos subterráneos, se presentan filtraciones en muros, daños en estructuras y suciedad en drenajes, principalmente por las precipitaciones pluviales y las condiciones de la red hidrosanitaria. Además, durante las horas de mayor demanda hay que dejar pasar hasta 3 o 4 convoyes para poder abordar. 

  • Instagram
  • Google+ Social Icon
  • Flickr Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon